EL-EXITO-EMOCIONAL

Fuente de nutrición principal

Amanecemos todos los días rodeados de otros/as que desayunan, trabajan, compran, sueñan, planifican y anhelan viajes o palacios pero  siempre en compañía de alguien. Obviamente el amor es nuestra fuente de nutrición principal. Es lo que mantiene nuestro avatar activo/a. Un bebe puede sufrir incluso hasta morirse por la falta de esta fuente de nutrición principal. En todos sus aspectos y dimensiones la necesidad de amar y ser correspondidos por parte del otro/a, es lo que nos hace seguir andando. Buscamos la utopía liberada compartida no en soledad.

 

La tecnología nos está facilitando esta interconexión con los demás seres y lugares favoreciendo muchos sectores y ámbitos de nuestras vidas profesionales y personales. Es indiscutiblemente la bomba. Sabemos que la unión hace la fuerza sin embargo, seguimos siendo más animales de rebaño antes que seres libres y completos. Sufrimos el peligro de mendigar amor por las redes sociales sin ser capaces de acercarnos a un desconocido abiertamente. Seamos educadores o no, el caudal de esta fuente de nutrición principal será lo que condicionará en gran medida nuestra felicidad y autoestima.

¿De dónde surge la necesidad de mantener activo este sentimiento de pertenencia? ¿No sería mejor evolucionar para que esta satisfacción dependiera más del poder de una personalidad fuerte y confiada? Ese seria el éxito social conjunto y verdadero para el individuo y para el colectivo. Que cada uno/a creyera plenamente en sus capacidades.

Poder expresar quién somos habiendo desarrollado los dones de la asertividad y el amor incondicional hacia todo. Ser conocedores de cómo dar y recibir lo que deseamos, sin miedos.

Las exigencias y la falta de respeto por parte de los modelos educativos autoritarios o permisivos incitan a la rebelión por parte del niño/a. Seguidamente al resentimiento y a la frustración, a la impotencia y por último a la venganza. Fomenta la violencia, la negatividad, la falta de autoestima y la pérdida de control por parte del adulto. Ello sucede por la practica inconsciente de la danza entre la permisividad (por sentimientos de culpabilidad) y el autoritarismo (por sobrecarga).  Ahí esta el ingrediente estrella de esta receta mágica: desarrollar el autocontrol en una observación activa de nosotros/as mismos/as antes de reaccionar. Hay que ser ejemplos modelos si queremos que ellos/as lo hagan de la misma forma. Somos su fuente de nutrición principal.

La disciplina positiva nos habla de ofrecer a los niños/as un trato de respeto máximo. En cómo nos dirigimos, tocamos, acercamos, proponemos y en definitiva en cómo les cuestionamos las cosas. Una libertad con orden, ofreciendo opciones limitadas y promoviendo la participación y la responsabilidad en la toma de decisiones.

Como dice la psicóloga Jane Nelsen, no podemos pretender que lo hagan bien si por medio del castigo les hacemos sentir mal.

Todas las madres desean educar a sus hijos/as para que adquirieran las valiosas competencias sociales que sin duda nos acercan a ese propósito idóneo. Ello se construye con las herramientas adquiridas de: un concepto positivo de nosotros/as mismos/as, autodisciplina, ausencia de prejuicios, respeto por nosotros mismos/as y por los demás. Además de interés por aprender, honestidad, paciencia, responsabilidad, sabiduría interior, colaboración, compasión, autocontrol, sentido del humor, integridad, competencia para resolver problemas,… etc.

 

Las enseñanzas de Alfred Adler y Rudolf Dreikurs nos dan a conocer las metas erróneas que nos será útil conocer para ayudarles con estrategias concretas:

  • Búsqueda de atención: “Solo se me tiene en cuenta cuando se fijan en mí o recibo un trato especial” “ Solo soy importante cuando te mantengo ocupado conmigo”.
  • Búsqueda de poder: “Solo se me tiene en cuenta cuando mando o tengo el control, o cuando demuestro que no me puede mandar nadie.”
  • Búsqueda de venganza: “Creo que no se me tiene en cuenta, así que voy a hacer a los demás el mismo daño que me han hecho a mí. Nadie puede apreciarme ni quererme”.
  • Demostración de incapacidad: “Me parece imposible que me tengan en cuenta, por lo que voy a convencer a los demás para que no esperen nada de mí. Soy un inútil y un inepto; no sirve de nada que lo intente porque no lo voy a hacer bien.”

 

Como dice el papelito del yogui tea: «La voz de tu alma es la respiración» Y por que no añadir:  «el amor hacia ti mismo/a y los demás es la fuente de nutrición principal».

1 Comentar
  • download
    Publicado a las 22:39h, 11 enero Responder

    Cherished is likely to be what people say about your comments. Nananne Rutger Dario

Publicar un comentario