Vacaciones obligadas COVID-19

Vacaciones Obligadas COVID-19

En tres días la vida moderna tal y como la conocíamos se ha paralizado. Lo que muchos venimos sintiendo desde hace tiempo está ocurriendo. La inercia del mundo occidental se ha detenido. La realidad supera la ficción. Son las vacaciones obligadas COVID 19.

 

Escalofríos recorren nuestras espaldas y por un solo estornudo sentimos el terror subirnos por las rodillas hasta la garganta. El miedo es nuestro mayor enemigo pues no solo nos baja las defensas, sino que nos anula, nos paraliza y se contagia también. Así pues son tiempos de cambios obligados y siento mucho decirlo pero me alegro de que esta vez la especie amenazada seamos nosotros. Y bueno, si nos ponemos catastrofistas esto podría ser mucho mucho mucho peor. No cogemos la rabia ni tampoco mueren 100 de cada 200 personas. Así que voy a tratar de ver el lado positivo de estas vacaciones obligadas COVID 19.

 

En estos tres días los ojos de todos están más despiertos, el instinto de supervivencia se nos ha activado y ya no solo nos sentimos más alertas sino que de repente la vida, lo mundano, ha cogido valor. Los abrazos van a ser más deseados que el alcohol. Todo va a ser más apreciado a partir de ahora. Sin embargo, nuestra mente nos va a poner a prueba cada día, hay que respirar y no dejar que la imaginación se deje llevar por el miedo. Somos uno y hoy por fin es indudable. Como muchos/as sabréis, científicos y físicos han demostrado con centenares de experimentos que nuestros pensamientos y emociones emiten ondas energéticas vibracionales que atraen sucesos de la misma vibración. La TV, la prensa catastrófica, internet… Opino que es saludable gestionar las horas que decidimos informarnos de todo esto puesto que también puede ser dañino.

Vacaciones obligadas COVID 19

Vacaciones obligadas COVID 19

 

Estas vacaciones obligadas COVID 19 van a hacernos consumir más conscientemente y en menos cantidad todo lo que consumíamos sin miramientos. Estamos dando un respiro a la tierra y ni uno de todos los avisos acerca el cambio climático hizo que nos planteáramos ninguno/a dejar de viajar. Por otro lado, está la teoría de que vamos a tener una temporada alta espectacular, puesto que cuando llegue el calor todo el mundo saldrá con ganas de disfrutar a tope..¡¡¡…..!!!. La situación económica es más peliaguda puesto que todos nos preguntamos, ¿Serán 15 días?. Una sociedad basada en la productividad y el consumo va a tener que ser moderada, creativa y empática. Puesto que el virus  nos obliga a colaborar por el bien de todos, no solo la conciencia colectiva crece, sino que también nos ponemos en la piel de tantos otros que han sido discriminados antes.

La familia se ve obligada a pasar tiempo unida y es el reto del adulto lograr convertirse en Peter Pan y aprovechar las bendiciones de poder aprender algo nuevo juntos, de poder hablar con más profundidad con los pequeños y conectar con el ahora aunque sea imperativamente. Con todo esto sentiremos realmente quienes son aquellas personas en nuestras vidas que hacen que el viaje valga la pena. Hay que poner riendas a las manualidades, a la mímica, al teatro, al baile, al cante a contarnos cuentos o historias que hemos vivido, a cocinar, a hacer juegos sensoriales, a hacer estiramientos o clases de zumba por youtube. En el curso de Las llaves maestras – Módulo 5 encontrarás cómo hacer reuniones familiares efectivas o una resolución del conflicto de una manera adecuada.  Además en el módulo 2 también te muestro actividades y ejercicios de educación emocional para hacer en familia.

Somos uno y mucho más poderosos de lo que imaginamos, saldremos más fuertes de esta.

Fuente: @samuucardenas

 

 

 

 

 

No hay comentarios

Publicar un comentario